Noticias históricas acerca del proyecto de construcción de un tren de alta velocidad entre Buenos Aires, Rosario y Córdoba en la República Argentina, entre el 27 de abril de 2006 y el 26 de septiembre de 2008 (las noticias continuaron hasta el 20 de diciembre de 2012), durante los gobiernos de Nestor y Cristina Kirchner.

domingo, 13 de julio de 2008

El análisis del proyecto, punto por punto

DOMINGO 13 JULIO 2008.

TEMA DEL DOMINGO.

Las siguientes son las condiciones mínimas que según las leyes argentinas y los estándares internacionales debe cumplir un proceso de selección de contratista a través de una licitación pública. A la derecha, cómo se hizo cada uno de estos pasos en el caso del tren bala.

En licitaciones transparentes

Existe a priori una fina estimación presupuestaria.

El presupuesto oficial no tiene condicionamientos ni sufre modificaciones durante el curso de la licitación.

Se licita un proyecto de obra con todos los estudios previos correspondientes. Jamás se llama a una licitación con lineamientos generales que generen desigualdad y desinformación entre los oferentes, que no podrán elaborar ofertas serias porque desconocerán los costos probables de la obra. Si el Estado no lo tiene, puede hacer un concurso de proyectos, y luego licitar la obra del proyecto ganador.

Se elaboran los pliegos respetando el principio de igualdad, sin direccionarlos en favor de ninguna empresa o sector.

Se establecen plazos amplios de difusión del pliego para convocar a la mayor cantidad de oferentes.

Se muestra de un modo claro y seguro cómo será el financiamiento de la inversión.

Se firma el contrato con el adjudicatario respetando el modelo que integró el pliego.

Si se trata de una obra cuya administración luego será concesionada, hay dos opciones: se organizan dos licitaciones independientes (una para hacer la obra y otra para elegir al concesionario que operará el servicio), o se hace una sola para elegir a la empresa que construirá y administrará esa obra, como ocurre con las autopistas.


En la licitación del tren bala

La estimación presupuestaria no fue lo suficientemente clara.

Se exigió a los oferentes resolver el 50% del financiamiento -sobre un presupuesto indeterminado-, lo que dejó por el camino a uno de los tres candidatos. Después este requisito se modificó.

No hubo estudios de prefactibilidad ni ambientales. El pliego era muy amplio y dejó muchísimas decisiones -que implican distintos costos- en manos de los oferentes. No hubo un proyecto previo ni se llamó a concurso abierto para trazarlo.

Por los cambios en los plazos y las condiciones, varios analistas y legisladores denuncian que el concurso fue direccionado para que ganase Alstom.

Las empresas interesadas sólo tuvieron dos meses para anotarse a la precalificación.

El plan de financiamiento de Alstom se modificó fuertemente tras la adjudicación del proyecto. Los cambios incluyeron al banco financiador, la ampliación del plazo de financiamiento y un aumento notable en las tasas de interés.

El contrato contenía varios cambios con respecto al pliego original. Cuando se firmó, ni siquiera estaba aprobado el financiamiento ni se había establecido el costo final de la obra.

Hasta ahora, el servicio del tren bala se adjudicaría en forma directa a los actuales concesionarios de pasajeros y cargas que operan las vías Buenos Aires-Rosario-Córdoba.

http://edant.clarin.com/suplementos/zona/2008/07/13/z-03105.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada