Noticias históricas acerca del proyecto de construcción de un tren de alta velocidad entre Buenos Aires, Rosario y Córdoba en la República Argentina, entre el 27 de abril de 2006 y el 26 de septiembre de 2008 (las noticias continuaron hasta el 20 de diciembre de 2012), durante los gobiernos de Nestor y Cristina Kirchner.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Argentina congela el proyecto de 'tren bala' que adjudicó a Isolux y Alstom

05-11-2008.

Por: J. F. Magariño y A. R. del Árbol.

Ferrocarril.

El primer proyecto de alta velocidad ferroviaria de Suramérica, el tren bala argentino, ha embarrancado en la crisis económica del país y las dificultades del banco galo Natixis para emitir deuda. La obra, liderada desde España por Alstom e Isolux Corsán, está congelada y tiene de plazo hasta mayo para salir adelante.

Los problemas de financiación, unidos a la crisis que atraviesa el país, han frenado el contrato de infraestructuras más ambicioso impulsado en los últimos tiempos por el Gobierno de Argentina. El corredor ferroviario de alta velocidad entre Buenos Aires, Rosario y Córdoba (710 kilómetros), adjudicado el pasado mes de enero, tendrá que esperar a que amaine el temporal en los mercados financieros. Una situación que afecta a intereses españoles.

Isolux Corsán y Alstom (cuya filial española tuvo un papel clave en la licitación) tienen de plazo máximo hasta el próximo mes de mayo para relanzar el proyecto, si se encuentra una vía de solución para el cuello de botella financiero que le ha llevado al colapso. Distintas fuentes aseguran que ese mes concluye la validez de su oferta.

La inversión para la construcción del AVE de Buenos Aires a Rosario y Córdoba está valorada en 2.400 millones de euros y la financiación debía partir de la entidad francesa Natixis, encargada de colocar los bonos argentinos. æpermil;sta remplazó a Société Générale, que desapareció de la oferta de Alstom e Isolux después de reconocer problemas de liquidez.

El cambio en la composición del consorcio ganador ya provocó las protestas de uno de los grupos oponentes en el proceso, encabezado por el fabricante de equipos y material ferroviario alemán Siemens.

El crédito que no logra sacar adelante el Gobierno de Cristina Fernández estaba diseñado con un plazo de vencimiento de 30 años y con el respaldo de emisiones de deuda pública por más de 2.000 millones de dólares en distintos tramos. La primera de esas ofertas de bonos, aplazada por las actuales condiciones del mercado, alcanza los 670 millones de dólares. El escollo básico es la subida de la prima de riesgo de la deuda argentina.

La Casa Rosada ha reconocido los problemas por los que atraviesa esta iniciativa. El titular del Ministerio de Planificación Federal, Julio de Vido, recibió la semana pasada a una delegación de altos directivos que representan los intereses franceses en el tren bala. En esa reunión estuvieron representados, según informó el diario local Clarín, la firma de transporte ferroviario SNCF International, Alstom y Natixis; y el mandatario argentino pidió paciencia porque los planes de sacar adelante el proyecto siguen en pie.

El contrato de tren de alta velocidad Buenos Aires-Rosario-Córdoba está concebido bajo la modalidad llave en mano. Comprende un sistema integral de tren veloz con capacidad para circular a 320 kilómetros por hora y la complejidad de la obra queda en evidencia ante el hecho que está previsto habilitar 34 puentes y pasos a distinto nivel.

Los tiempos de viaje estimados en el trayecto Buenos Aires-Rosario, para el momento en el que el trazado pueda estar operativo, es de aproximadamente 85 minutos. La conexión entre Rosario y Córdoba se cubriría en 90 minutos.

En el concurso público, la parte del león de la obra civil, junto a las instalaciones eléctricas, fue confiada a la constructora española Isolux Corsán, que cuenta con la colaboración de las firmas locales Emepa e Iecsa.

Por su parte, los equipamientos de señalización y el parque de trenes de alta velocidad que prestarán servicio en la línea fueron ganados por Alstom.

El protagonismo español ha estado reforzado por el hecho de que la gestión de las licitaciones de Alstom en la mayoría de los países de Latinoamérica es responsabilidad del presidente de la filial con sede en Madrid. Antonio Oporto jugó un papel decisivo en la tramitación de la oferta y en el éxito de la misma.

Cuando el contrato se desbloquee, Alstom suministrará ocho composiciones de su tren de alta velocidad de dos pisos con capacidad para transportar 509 pasajeros. Además aportará señalización interoperable de última generación.
España gana presencia en el ferrocarril americano

La participación de empresas españolas en el mayor proyecto ferroviario de Latinoamérica, hoy en dificultades, es una prueba de la inquieta actividad en la que se ha embarcado el sector nacional para participar en la resurrección del tren en el subcontinente.

La compañía vasca CAF, junto con Telvent, Indra, OHL, Ineco y Adif, han protagonizado recientemente la construcción y puesta en servicio de la línea Cuautitlán con Buenavista de 27 kilómetros en el marco del sistema de transporte metropolitano de México Distrito Federal.

Renfe se ha embarcado en un ambicioso plan de venta de 600 trenes de segunda mano para la red argentina por un importe de 175 millones. Este proyecto es continuación de otro suministro para el sistema de cercanías de la ciudad de Santiago de Chile.

Metro de Madrid, por su parte, asesora la construcción de nuevas líneas del metro de Lima y Santo Domingo.

http://cincodias.com/cincodias/2008/11/05/empresas/1225895979_850215.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada