Noticias históricas acerca del proyecto de construcción de un tren de alta velocidad entre Buenos Aires, Rosario y Córdoba en la República Argentina, entre el 27 de abril de 2006 y el 26 de septiembre de 2008 (las noticias continuaron hasta el 20 de diciembre de 2012), durante los gobiernos de Nestor y Cristina Kirchner.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Los K creen que en 6 meses convencen a los financistas... ¿Y si mejor le pedimos el Tren Bala a Papa Noel?

16/12/2009

Pregunta: ¿Qué es más factible, que exista Papá Noel o que los financistas confíen en la capacidad de pago de la Argentina? Seguramente, lo primero. Pero el dilema no se resuelve ahí porque no sólo los financistas ponen condiciones: ¿acaso los Kirchner se han portado tan bien para recibir un regalito de Papa Noel?

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- Los Kirchner no están dispuestos a dejar atrás el (ridículo) sueño del tren bala y confían en un acuerdo con el Club de Paris que les simplifique el financiamiento.

Desde el Ministerio de Planificación, a cargo de Julio de Vido, pidieron, hace algunas semanas a las compañías adjudicatarias de la obra su compromiso "para sostener la oferta por seis meses más", según informa hoy 'El Cronista'.

En enero de 2008, el Gobierno adjudicó la construcción de la mega iniciativa al consorcio liderado por la francesa Alstom, una de las líderes del sector a nivel internacional. Detrás de la firma gala se encolumnan las locales Emepa, Iecsa –la ex constructora de Franco Macri, hoy en manos de su sobrino, Angelo Calcaterra- y la ibérica Isolux Corsan.

Por escrito, estas empresas se comprometieron a mantener la oferta, pero no desconocen que la obra no podrá ver la luz tan pronto como desean los K. O, como dicen: "no se va a hacer hasta que los usuarios de la línea Roca viajen bien". ¿Habrán querido decir "el día que las vacas vuelen"?

Sin embargo, el financiamiento de los US$3.000 que pagaría el Estado, o sea, todos los argentinos, provendrá de un complejo esquema que contempla créditos a 30 años con hasta 12 de gracia y giraría en torno al banco francés Natixis, muy golpeado por la crisis financiera pero hoy recuperado luego de su estatización, a cargo del gobierno de Nicolas Sarkozy.

Ésto bajo la condiciones de que el país, entre otras cosas, pueda cerrar la renegociación de la deuda con el Club de París, el obstáculo que impide incluso a las empresas internacionales cerrar créditos a tasas convenientes para inversiones en el país.

Es por eso que De Vido es uno de los mayores defensores de la negociación con ese pool de acreedores. En efecto, sucede que varios proyectos emanados de su cartera están a la espera de ese acuerdo. Además del tren bala, figuran en la lista el soterramiento del Ferrocarril Sarmiento desde Caballito hasta Liniers, por más de $ 3.300 millones, la electrificación del Ferrocarril Roca y la ampliación del Tranvía de Buenos Aires, entre otras obras.

Ayer, el ministro de Economía, Amado Boudou, conversó con embajadores europeos sobre pagos anuales del US$1.000 millones al Club de París, con el monitoreo del G-20 en lugar del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Así lo indicaron participantes del almuerzo que Boudou mantuvo con representantes diplomáticos europeos en la embajada de Suecia, según informa hoy el diario 'La Nación'.

Las fuentes precisaron que la primera cuota puede surgir cuando los bonistas que ingresen al canje aporten cerca de US$1.000 millones en "fondos frescos".

La intención oficial es eludir de cualquier forma la supervisión del FMI que se utiliza para la mayoría de los acuerdos de refinanciación del Club, ya que eso implicaría aceptar la auditoría de las cuentas públicas.

Por su parte, el Palacio de Hacienda se limitó a informar que el ministro "compartió un almuerzo con embajadores y encargados de negocios de los países que conforman la Unión Europea en la Argentina".

Tras destacar las perspectivas económicas para 2010, el ministro "escuchó y respondió inquietudes de los diplomáticos sobre temas relevantes como holdouts, el Club de País y la relación con el FMI", indicó la cartera en un comunicado.

Además del embajador sueco, Arne Rodin, participaron sus pares Rafael Estrella Pedrola (España), Jean-Pierre Asvazadourian (Francia), Michael Christides (Grecia) y Philomena Murnaghan (Irlanda). También estuvieron Gunter Kniess (Alemania), Cristina Funes-Noppen (Bélgica), Stephan Apostolov (Bulgaria), Stepan Zajác (República Checa), Henrik Hahn (Dinamarca), Pavel Sipka (Eslovaquia) y Agustin Vivod, (Eslovenia), entre otros.

Pero, dado que estamos más cerca de la Navidad que de un acuerdo con el Club de París, y que el megaproyecto del tren bala se acerca más a la ficción que a la realidad: ¿no sería mejor pedir el tren bala a Papá Noel?

Será que los Kirchner no se han portado tan bien..

Link: http://www.urgente24.com/index.php?id=ver&tx_ttnews[tt_news]=133951&cHash=a758c6ecf7

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada