Noticias históricas acerca del proyecto de construcción de un tren de alta velocidad entre Buenos Aires, Rosario y Córdoba en la República Argentina, entre el 27 de abril de 2006 y el 26 de septiembre de 2008 (las noticias continuaron hasta el 20 de diciembre de 2012), durante los gobiernos de Nestor y Cristina Kirchner.

domingo, 3 de agosto de 2008

El tren bala se pagará con fondos públicos

Domingo 03 de agosto de 2008.

Pese a lo que dijo la Presidenta ayer.

El proyecto de tren de alta velocidad que unirá Buenos Aires con Rosario y Córdoba no ha sido fácil de "vender" a la opinión pública para la administración de Cristina Kirchner. Tan complicado es, que aún nadie ha puesto un peso para la obra (ni siquiera están definidos los detalles del esquema de financiación) y, por lo tanto, nadie se ha comprometido a hacer la construcción.

Trenes de Alstom, en Francia. 


"El tren bala no significa un solo peso de erogación por parte del Estado nacional, sino que se realizará con un préstamo financiado por bancos franceses", dijo la Presidenta en la conferencia de prensa de ayer. Así defendió la iniciativa ante la pregunta de una periodista que inquirió por qué no se aplicaban esos recursos a mejorar la red ferroviaria existente.

Pero más allá de la afirmación de Cristina Kirchner, hasta el último peso de los 10.000 millones que se estima costará la obra saldrán del Tesoro nacional. El plan de financiamiento contempla la emisión de un bono público que tendrá un suscriptor único, el banco francés Natixis.

Como en cualquier emisión de un título público, el Estado ofrecerá una determinada cantidad de bonos por un monto. Los privados, en este caso el banco Natixis, suscribe el bono y adelanta el dinero a cambio de un interés y de la devolución del capital al vencimiento del plazo del papel. El interés es una manera de remunerar el riesgo que asume el comprador. De esta manera, el emisor (Estado) se hace del dinero por adelantado y luego lo devuelve con interés.

En el caso de que la obra se realice, el dinero de los intereses, además de la devolución del capital, saldrá de las arcas públicas. No hay otra manera de financiar la obra tal como está licitada. Podría haberse hecho un contrato de construcción y operación del tren y, en ese caso, podría haberse financiado con las ganancias de la explotación del ramal. Pero el Estado prefirió licitar sólo la construcción: el contratista la termina y "entrega la llave". Habrá otra licitación, en su momento, para la operación.

POCO CRÉDITO

La cuestión financiera es imprescindible para que la obra empiece a concretarse, ya que el contrato que se firmó y se anunció -en el que fue adjudicatario el consorcio Veloxia, integrado por la francesa Alstom, la española Isolux y las locales Iecsa y Emepa- tiene una condición resolutiva y suspensoria: que se firme el esquema de financiamiento.

Para este año, estaba prevista la emisión del primer tramo del bono por alrededor de 600 millones de dólares. Empresarios y funcionarios esperaban salir al mercado en mayo. Pero hasta ahora, todo está parado. En el mundo se frenó el financiamiento y en la Argentina, que ha visto crecer su riesgo país en los últimos meses, aún más.

http://www.lanacion.com.ar/1036054-el-tren-bala-se-pagara-con-fondos-publicos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada