Noticias históricas acerca del proyecto de construcción de un tren de alta velocidad entre Buenos Aires, Rosario y Córdoba en la República Argentina, entre el 27 de abril de 2006 y el 26 de septiembre de 2008 (las noticias continuaron hasta el 20 de diciembre de 2012), durante los gobiernos de Nestor y Cristina Kirchner.

lunes, 8 de junio de 2009

Medidas del Gobierno para mantener vivo el proyecto del tren bala

Lunes 08, Junio 2009.

Por: Antonio Rossi.

INMINENTES RESOLUCIONES DE LA SECRETARIA DE TRANSPORTE.

Prorrogará hasta 2010 la vigencia de la oferta que presentó el consorcio Veloxia.

Para no afrontar costo político que implicaría bajarlos en forma definitiva del cartel, el Gobierno tomó la decisión de seguir manteniendo en "estado vegetativo" sus dos megaproyectos ferroviarios: el "Tren Bala" y el servicio rápido a Mendoza.

Por medio de dos resoluciones, el secretario de Transporte extenderá en los próximos días los procesos abiertos por los dos emprendimientos que habían quedado congelados en el segundo semestre de 2008.

En el caso del "Tren bala" con destino a Rosario y Córdoba, se decidió establecer una prórroga hasta los primeros meses de 2010 en el "mantenimiento de la oferta" que presentó el consorcio liderado por Alstom.

Y en simultáneo, por el lado del tren rápido a Mendoza, se volverá a postergar el plazo para la recepción de las ofertas.

Presentado como una de las "obras emblemáticas" de la administración kirchnerista, el tren de alta velocidad fue licitado en 2006 y adjudicado a principios del año pasado.

Este proyecto -valuado en casi 4.000 millones de dólares - quedó en manos del grupo Veloxia, que integran Alstom, las locales Emepa e Iecsa y la española Isolux.

A principios de 2008, el Gobierno y el banco francés Natixis habían acordado financiar el costo de la obra con un crédito a largo plazo que iba tener como garantía la entrega de títulos públicos.

Pero, esa operación quedó trabada al no poder emitirse la primera tanda de bonos por 670 millones de dólares debido a las altas tasas de interés que debía pagar el país por la desconfianza que genera en los mercados internacionales.

Para mantener el proyecto en pie, a fines de 2008 el titular de la Secretaría de Transporte, Ricardo Jaime, decidió prorrogar "el mantenimiento de la oferta" por 150 días. Ahora, el funcionario volverá a utilizar el artículo 51 del pliego para extender la vigencia de la propuesta; en este caso, hasta el primer trimestre de 2010.

En tanto, con el proyecto del "tren rápido a Mendoza" lo que ahora está en danza es una nueva postergación de la fecha límite para la recepción de las ofertas. Pese a que logró despertar el interés de cuatro grupos de empresas locales y extranjeras, la obra enfrenta un obstáculo insalvable por el lado del financiamiento.

Según las reglas licitatorias, los interesados tienen que presentar una financiación no inferior al 50 por ciento del monto total del proyecto. Como el Gobierno le asignó al proyecto un "presupuesto estimado" de 8.328 millones de pesos, los oferentes quedan obligados a conseguir una asistencia crediticia que no baje de los 4.200 millones de pesos.

Pero, en el actual contexto económico y político ningún banco privado está dispuesto a prestar semejante monto para obra ferroviaria de Argentina.

Ante el riesgo de que el próximo viernes quede desierta la licitación por la falta de oferentes, el Gobierno decidió posponer otra vez la presentación de las ofertas hasta las últimas semanas del año.

http://edant.clarin.com/diario/2009/06/08/elpais/p-01934882.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada