Noticias históricas acerca del proyecto de construcción de un tren de alta velocidad entre Buenos Aires, Rosario y Córdoba en la República Argentina, entre el 27 de abril de 2006 y el 26 de septiembre de 2008 (las noticias continuaron hasta el 20 de diciembre de 2012), durante los gobiernos de Nestor y Cristina Kirchner.

jueves, 27 de abril de 2006

El proyecto más esperado

Jueves, 27 de abril de 2006

La recuperación de una adecuada conexión ferroviaria entre Rosario y Buenos Aires fue motivo de más anuncios que concreciones en los últimos años. Desde el interés mostrado por un grupo franco-español para instalar un tren de alta velocidad en 2001, hasta un plan anunciado a fines de 2004 en el marco de las promocionadas inversiones chinas.

  Lo cierto es que desde que Néstor Kirchner asumió como presidente de la Nación puso en su agenda la recuperación del sistema de transporte de pasajeros por ferrocarril. Hace poco menos de dos años, el intendente Miguel Lifschitz anunció que la Municipalidad tenía un estudio de prefactibilidad para desarrollar un servicio entre Rosario y Retiro de dos horas y 20 minutos. Señaló en ese entonces que la iniciativa estaba incluida en el “Plan estratégico para la reorganización, recuperación y modernización del sistema nacional” proyectado por la Secretaría de Transporte de la Nación.

  El plan contemplaba una inversión cercana a los 100 millones de dólares, distribuida entre la adecuación de las vías, la señalización y el material rodante. Incluso fue motivo de una conversación entre Lifschitz y el embajador español en Argentina a principios de 2005, con la posibilidad de interesar a la española Renfe. La cifra de 500 a 600 millones de dólares proyectada en el anuncio realizado ayer por Kirchner se acerca, no obstante, a la difundida por el secretario de Transporte, Ricardo Jaime, en noviembre de 2004, cuando se había firmado una carta de intención con dos empresas de origen chino.

  En sus épocas de gloria, cuando el trayecto duraba poco más de cuatro horas, el tren a Retiro participaba del 30% del movimiento de personas entre Rosario y Buenos Aires. A principios de los 90, con la privatización de los ferrocarriles, el servicio fue clausurado y luego reflotado, aunque con intermitencias, por la concesionaria Trenes de Buenos Aires (TBA). La empresa opera actualmente uno de los pocos servicios que hacen escala en la ciudad. Más acá en el tiempo se sumó el que opera Ferrocentral, desde Córdoba a Retiro. Esta firma es una sociedad entre Ferrovías (concesionaria de ferrocarriles metropolitanos porteños) y Nuevo Central Argentino (NCA), que tiene la concesión del tendido ferroviario de la ex línea Mitre, que es la que conecta Rosario con Buenos Aires.

http://archivo.lacapital.com.ar/2006/04/27/economia/noticia_288933.shtml

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada