Noticias históricas acerca del proyecto de construcción de un tren de alta velocidad entre Buenos Aires, Rosario y Córdoba en la República Argentina, entre el 27 de abril de 2006 y el 26 de septiembre de 2008 (las noticias continuaron hasta el 20 de diciembre de 2012), durante los gobiernos de Nestor y Cristina Kirchner.

martes, 9 de marzo de 2010

De Vido: "Tal vez nosotros no vamos a hacer el tren bala"

Martes 09 de marzo de 2010.

Por: Luisa Corradini.

Infraestructura / Problemas con el financiamiento.

El ministro defendió el proyecto, pero admitió las dificultades; gestión por la energía nuclear.


De Vido declaró ayer en París que la Argentina "quiere enriquecer uranio". Foto: Ministerio de Planificación Federal.


PARIS.- Francia, Rusia, los Estados Unidos y Corea del Sur lanzaron una intensa campaña de seducción para venderle a la Argentina sus centrales nucleares, confirmó ayer en París el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido.

En una entrevista con LA NACION, el funcionario reconoció que "tal vez" el gobierno de Cristina Kirchner no realice el anunciado tren de alta velocidad, que había sido adjudicado a un consorcio liderado por la francesa Alstom.

"La Argentina quiere enriquecer uranio y tener usinas con uranio enriquecido. Queremos una cuarta y una quinta usina nuclear en el país y, con ese objetivo, estamos trabajando con Francia, con Rusia y con Corea del Sur", precisó el ministro, al término de la primera jornada de una conferencia internacional sobre desarrollo de la energía nuclear que se realiza en la sede de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

-¿Cuáles son los plazos y las características de ese proyecto?

-Pensamos en una central de por lo menos 1000 megavatios, que debería estar lista en cuatro años, naturalmente con transferencia de tecnología y ciclo de enriquecimiento de uranio.

-El domingo también se reunió con el secretario de Estado adjunto de Energía de los Estados Unidos, Daniel Poneman.

-También él me ofreció la posibilidad de que empresas estadounidenses se presenten a esa licitación. Seguiremos conversando con ellos en abril.

-Un proyecto de esta envergadura necesita de financiamiento. ¿Cómo hará la Argentina para obtenerlo?

-Mañana [por hoy] tengo que hablar con el ministro francés de Energía, Jean-Louis Borloo, y con el vicepresidente de Areva [empresa nuclear francesa]. En ambas reuniones, vamos a plantear la necesidad del apoyo financiero para optar por la tecnología francesa.

-¿Y con los rusos, en qué punto están las conversaciones?

-Con los rusos y los surcoreanos tuvimos algunas conversaciones preliminares. En esos dos casos, ya tenemos el apoyo financiero. Han ofrecido apoyo financiero a plazos muy largos. Si tenemos de los estadounidenses y de los franceses el mismo apoyo, pondremos en la balanza todas las propuestas y buscaremos la que más nos convenga. De hecho, el presidente ruso Dimitri Medvedev viajará a la Argentina el 14 y el 15 de abril. En ese momento, vamos a profundizar el acuerdo bilateral en materia de energía nuclear.

-¿No teme que la situación política del país provoque el fracaso de este proyecto, como sucedió con el tren de alta velocidad?

-El TGV tenía financiamiento. Lo que lo volteó fue la crisis internacional, independientemente de la campana mediática y política argentina, totalmente vacía de contenido y conceptualmente espantosa. El TGV salía un tercio de lo que hubiera salido cualquier tren de alta velocidad de Europa, tres o cuatro veces menos de lo que cotizó Alstom en Brasil. El proyecto sigue ahí.

-¿Ese proyecto no está muerto?

-Tal vez nosotros no lo vamos a hacer. Pero la Argentina se merece un tren de alta velocidad. La finalización de la autopista Córdoba-Rosario, a fin de año, pondrá de nuevo ese proyecto sobre la mesa. Seguramente habrá otras propuestas. Creo que hay que volver a analizar la idea tal cual estaba planteada. A lo mejor, hay que hacerlo por etapas. Estos proyectos siempre se pueden volver a estudiar.

-¿Cómo hace su ministerio para seguir adelante a pesar de la tensión política que existe en la Argentina?

-El conflicto actual no está incidiendo para nada en las inversiones que llevamos adelante en materia de infraestructura. Nosotros estamos consiguiendo más de 2000 megavatios solamente del sector privado. El problema hoy se sitúa en la cuestión del pago de un endeudamiento que contrajeron gobiernos anteriores. Pero no tiene nada que ver con la inversión para el futuro. La Argentina está al día con su deuda. Tenemos la deuda refinanciada, y el ministro de Economía avanza en un acuerdo con los tenedores de bonos.

http://www.lanacion.com.ar/1241401-de-vido-tal-vez-nosotros-no-vamos-a-hacer-el-tren-bala#lectores


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada